Artículos de Prensa Rivoli


Rivoli,                      la perfección
Durante dos décadas, con paciencia, el chef Massimo Funari ha perfeccionado una cocina clásica italiana que, por sobre todo, respeta la materia prima. Ha sido un foco de luz en medio de una oferta gastronómica de muchas modas efímeras, de tendencias con mucho bombo y pocos platillos. Todo lo contrario a Funari, de un perfil más bien tímido y de un trabajo silencioso, que pasa no sólo por su excelente cocina sino esencialmente por la búsqueda de los productos adecuados, lo que le ha llevado a cultivar su propia huerta, hacer su pan, producir su queso. Es que, tal vez a diferencia de otras cocinas, la verdadera cocina italiana está basada en el producto, en su calidad, en su origen.

Rivoli posee una carta que se pasea por varias partes de Italia y que va desde las bruschettas hasta las pastas frescas -también elaboradas in house- pasando por spaghetti y unos espectaculares risottos, especialmente el Risotto Radicchio e Mascarpone. Dada su cocina basada en el producto, lo cierto es que fácilmente puede haber una veintena de platos fuera de carta, que dependen de la disponibilidad de los insumos. Como en el caso de pesce… del giorno. Hay que atreverse a preguntar no más.

Lo cierto es que la comida no sólo es muy buena, sino que el restaurante completo refleja relajo, buena onda, cierta intimidad, puro calor italiano del estilo de una verdadera trattoria. A la hora de almuerzo Massimo se pasea por las mesas, atiende clientes y puede que le dé una recomendación. Acéptela y disfrute.

Informacion adicional

  • Fuente de Publicación Diario Financiero
  • Año 2011
  • Tipo Publicación Restaurante
  • Mes edición Mayo
revista_mujer

Rivoli, un clásico del buen comer santiaguino!

El día que escribo esta nota, el ristorante Rivoli está cumpliendo 21 años y tiene una noticia: a partir de mayo cerrará los lunes, decisión que al chef, el romano Massimo Funari, le costó mucho tomar. Sí, porque este local, un clásico del buen comer santiaguino, abría todos los días, siempre con Massimo y su mujer recibiendo y atendiendo a los comensales. Para descansar no les quedaba otra que cerrar un día. Merecido pues.

Almorcé ahí con mi hermana, fanática de la cocina italiana. Miramos la carta, que ha cambiado poco en estos años, pero finalmente optamos por los platos del día, inspiraciones del chef según los productos del momento. Como entrada compartimos un cuscús con garbanzos y camarones grillados que estaba sabroso y contundente, mientras nos admirábamos del movimiento que siempre tiene el Rivoli: a mi lado estaba almorzando solito nada menos que el cineasta Raúl Ruiz, y más allá empresarios de esos que aparecen en las páginas de negocios de los diarios. De fondo probamos un osobuco a la olla con su hueso con médula (si tuviera que criticarle algo es que la porción fuera tan grande y el hueso no tanto), acompañado de pasta del día al aceite de oliva y salvia. Estaba increíble, perfecta nomás, nada que hacerle.

La otra opción fueron unos ravioles rellenos con mozzarella y salsa hecha con los últimos tomates de la temporada (de su propio huerto) y albahaca que estaban mundiales. De postre, un dulce de zapallo buenísimo con helado de amaretto que me pareció un poco fuerte, y una panacotta con salsa de butterscotch y coco tostado que estaba celestial.
Disfrutamos mucho el almuerzo, muy bien atendido además. Comentamos que una de las gracias de la cocina italiana es que usa unos 3 o 4 ingredientes por plato, permitiendo que los sabores se conserven intactos para disfrutarlos. En el Rivoli han manejado esto a la perfección todos estos años. Que sean muchos más.
Consumo: $43.100 (todo lo descrito + 2 bebidas y 1 café).

Informacion adicional

  • Fuente de Publicación Revista Mujer (Pilar Hurtado)
  • Año 2011
  • Tipo Publicación Gastronomia
  • Mes edición 17 de Abril de 2011
caras_02
Rivoli Ristorante
Mantener calidad y prestigio requiere de una dedicación que en este lugar no afloja, así se encumbra entre los mejores restoranes de santiago, conservando su sencillez en un ambiente sombreado por frondosos laureles. Su propia producción de panes – destacando el Toscano- y sus antipastos, en una sabrosa Bruschetta siciliana ( $5.900) con berenjenas de sofisticado tratamiento, o bien, fuera de la carta, en unas Flores de calabaza ( $ 4.500) envueltas en mozzarella, de sabor exquisito, con unfresco manojo de hojas verdes.

Informacion adicional

  • Fuente de Publicación Revista Caras (Fernando Saez)
  • Año 23
  • Tipo Publicación Mundo Gourmet
  • Mes edición 18 de Febrero de 2011
Página 4 de 7
English French German Italian Japanese Portuguese Romanian Russian Spanish

Reservas Ristorante

horario rivoli_noviembre

Forma de Pago

tarjetas

25 aniversario

rivoli trufa
rivoli trufa2

Discurso embajada de Italia